lunes, 17 de febrero de 2014

Desayunos especiales para ciclistas


Lo de salir de casa con un simple café con leche en el cuerpo no sirve si después tienes que coger tu bici para desplazarte por la ciudad (y ya no digamos si estás en ruta). El cuerpo necesita calorías para enfrentarse al esfuerzo físico, y también nutrientes para mantener la máquina (no hablo de la bici, sino de tí) bien engrasada y fuerte. Además, es bastante más sano comer más cantidad por la mañana que hacer comidas muy fuertes por la tarde/noche. Así que no te cortes, que tienes excusa.

Desayuno con prueba de vida incluida

Te propongo cuatro desayunos para enfrentarte ese estupendo día que tienes por delante. Son desayunos unisex, y para gente que hace rutas urbanas desde cortas (4km) hasta bastante largas, no me atrevo a dar una distancia máxima. Varía las cantidades y añadid complementos dependiendo de tus costumbres, necesidades energéticas, y apetito. Quiero pensar que después complementaréis con algo a media mañana, aunque sea una infusión y una fruta, por ejemplo, y que haréis 5 comidas al día. ¡Y recordad también la norma de las 5 raciones de fruta y verdura diaria, e incluir frutos secos naturales en vuestra dieta!

1- El clásico:

De bebida elige entre leche (animal o vegetal) sola / con azúcar o miel / con colacao / malta, café o té con leche...
Acompaña con tostadas de pan, procurando que no sea sólo de trigo: puede llevar también avena, centeno, espelta, semillas... Úntalas con mantequilla, mermelada, miel, crema de avellanas, lo que te apetezca.

Una gran versión de lo clásico es la repostería: galletas, cruasanes, magdalenas... ¡incluso tortitas! Y sí, también vale el chocolate con churros. Pero no abuses de esta versión repostera, necesitas carbohidratos de absorción lenta, y si consumes mucho azúcar refinado en el desayuno después te dará bajón.

2- Muesli a tope:

Olvida los cutre-cereales procesados y anímate a preparar tu propio muesli casero. Mezcla leche animal o vegetal (200 ml), en un bol, con copos de avena (varias cucharadas soperas hasta conseguir la consistencia preferida), frutos secos al natural en trozos (avellanas, nueces, almendras, pipas de girasol o de calabaza, semillas de lino...) y trozos de fruta. Lo tradicional es 1 manzana rallada, pero está muy rico con manzana en pedazos, o 4-5 fresones a trocitos, 1 plátano pequeño... Se puede añadir miel por encima, e incluso una cucharadita de polen para que sea más energético. En invierno puede cocerse la avena en la leche para hacer unas gachas y después añadir el resto de ingredientes para que sea más reconfortante.

Una buena versión de este desayuno es sustituir la leche por yogur (125 ml), así añadimos probióticos. Recuerda que el mejor yogur es el natural no azucarado, y si lo haces en casa, ganarás en satisfacción. Las botellitas esas milagrosas de las defensas son un pufo demostrado, no te gastes el dinero cual borrego.

3- El salao: 

De beber prepárate un café, té negro, verde o rojo, o tu infusión favorita, tuneada a placer. Y luego te das un homenaje: huevo duro o a la plancha, o una tortilla de jamón o queso. ¿O qué tal unas rebanadas de pan con sobrasada, jamón o queso fresco con rodajas de tomate natural, o con tomate y aceite de oliva, o paté animal o vegetal (de setas, berenjena ahumada, tapenade de olivas negras)? Ojito, recuerda que las bebidas con cafeína bloquean la absorción de muchos nutrientes, y que se puede vivir sin ellas! Y más si vas en bici, que como bien nos dice @elencita_ ya te despierta el airecito fresco en la cara.

Y quizá vives en un país anglosajón en el que este desayuno puede incluir bacon, salchichas, baked beans y huevos fritos. O un país asiático en el que se desayuna una sopita de arroz recién salido de tu rice cooker, con algo de verdura y carne, o unas ricas empanadillas fritas o al vapor. Pues tú según tu costumbre, ¡lo importante es hacer un buen desayuno antes de coger tu bici!

4- El supervegetariano:

Un desayuno a base de un licuado vegetal apto para veganos: leche de soja o vegetal, con 1 kiwi, 1 plátano, 1 pera, con canela y jengibre fresco para darle calorcito. Especial para aquellos a los que les cuesta comer fruta, con este desayuno sales de casa con los deberes hechos. ¡Esta receta me la ha dado un ciclista vegetariano! gracias, @Skandaleras. Una buena versión es una macedonia y un yogur, con la opción de un poco de miel.

¡Espero que os gusten! Y vosotros ¿qué desayunais antes de coger vuestra bici?
¡Hasta pronto!

2 comentarios:

  1. Y no te olvides de la "birria de res" mexicana...

    ResponderEliminar
  2. Lo he googleado y... madre mía, cómo os cuidáis por allá no? Una pinta deliciosa, con ese desayuno luego te debes comer el mundo. Gracias por tu aportación y saludos!! :-)

    ResponderEliminar