jueves, 26 de mayo de 2016

Opinión ciclista (y demoledora) sobre pulsera Fitbit Charge HR

Hola amigos! Hoy quiero contaros mi experiencia tras casi un año usando una de esas cosas que llaman "wearables", es decir, tecnología que integramos en nuestra indumentaria diaria y que nos hace (supuestamente) la vida más fácil. El año pasado le regalé esta pulsera inteligente a mi marido por su cumpleaños, y después me compré yo otra. Dicen que te ayuda a adelgazar progresivamente, porque te monitoriza y que eso hace que la gente se pique (te puedes poner objetivos, lanzar retos a otros usuarios) y comience a llevar una vida más sana. Os cuento un poco mi opinión y nivel de satisfacción con el cacharrito.

Imagen vía la página oficial del aparato
En principio, la pulsera da poca talla y cuando te la compras online corres el riesgo de meter la pata. Hay dos tallas, pequeña y grande, y yo tan pichi (mujer, menos de metro sesenta y cinco) me compré la pequeña. La realidad es que me queda bastante justa, y al principio el plástico de la pulsera está tan rígido que no se curva bien alrededor de tu muñeca y todo te aprieta. El aparato viene con unas instrucciones algo atemorizantes estilo "si se le duermen las manos, deje inmediatamente de usar la pulsera". Reconozco que a mí los primeros tres o cuatro días se me dormían los meñiques. Las indicaciones sobre a qué altura de la muñeca y/o antebrazo debes colocar la pulsera para que registre adecuadamente tu ritmo cardiaco también son de traca. Como objeto a llevar en la muñeca, es bastante gruesa (aproximadamente 1 cm), por lo que si estás acostumbrado a un reloj extraplano como me pasaba a mí, te molestará para todo. Por ejemplo, se me suele quedar enganchada en las mangas de la ropa (ojo al ir en bici y levantar el brazo para señalizar).

Se supone que entre todas sus funcionalidades está diagnosticar la calidad del sueño, medir el número de pasos, número de peldaños subidos (en pisos, ajá), número estimado de calorías gastadas (calculado según tu metabolismo basal calculado a su vez según la media de tus pulsaciones y ejercicio físico diario), km recorridos, pulsaciones, peso (se lo metes tu a través de la App o se sincroniza con la báscula Aria) etc etc. La realidad es algo diferente. Para medir el sueño tienes que dormir con ella puesta todas las noches, y es bastante incómoda además de que se enciende con los movimientos. Eso me crispa. Si eres de cambiar mucho de postura por las noches, te dirá que has dormido mal aunque tu hayas dormido como un cesto. Los pisos subidos y bajados te cuenta tanto las diferencias de altura que hagas subiendo y bajando escaleras, como las que te hagas en las escaleras del metro, en el ascensor, o con una cota de altura progresiva (subiendo una cuesta) o eso es lo que nos parecía a mi marido y a mí, porque si no aquello no tenía explicación. Otra cosa muy graciosa es cuando te dice el número de pasos que has hecho: a mi me ha avisado de llegar a los 10.000 pasos (la programé para vibrar al llegar a esa cifra) removiendo una bechamel o cambiándola de sitio de una mesa a una estantería. Porque lo que mide es el movimiento de tu brazo y tu cuerpo al caminar, no realmente tus pasos. Mi marido por ejemplo la programó, cuando se cansó de los pasos, para que le avisase al sobrepasar un consumo calórico de más de 2000 calorías diarias. Y también le pasaban esas cosas, lo que ocasionaba siempre risas en casa. Hablo en pasado porque la pulsera de el fue presumiblemente descuartizada y tirada a la basura por nuestro hijo, en una suerte de accidente fortuito con encubrimiento alevoso, y ya no quiso comprarse otra.

Cuando vas a hacer ejercicio (salir a correr, hacer una clase de yoga, o subirte a la bici), tienes que avisar a la pulsera a través de la App instalada y sincronizada desde PC o dispositivo móvil. Un rollo, desde mi punto de vista. Si no haces esto, no toma nota de ese ejercicio y tomará medidas menos ajustadas, como las de todo el día. Yo nunca lo he hecho. Hace unos meses mejoraron la App y puedes ver ciclismo también, ella solita te lo identifica y muestra los minutos que has montado en bici. Pero tampoco funciona bien del todo, a mí siempre me saca menos minutos de los que hago realmente (debe ser que ya monto sin despeinarme y no me afecta a las pulsaciones).

Otra funcionalidad es sincronizar con el teléfono para que te avise de mensajes entrantes y llamadas (que después debes consultar y coger desde el terminal, no desde la pulsera). Pero esto sólo funciona si instalas cosas raras en el teléfono, si nunca alejas los dos cacharros más de cinco metros, y te avisan de que ambos gastarán mucha más batería. Adivinad si he usado alguna vez esta función. Premio.

La verdad es que es gracioso mirar la App de vez en cuando y ver cuantos minutos de cardio has logrado con la actividad física de ese día o semana, pero no se hasta que punto merece la pena. Para los que vamos mucho en bici, justamente hacemos pocos pasos, así que es un poco chufa. La batería dura 5 dias, no una semana, 5 días. Lo normal es que un día salgas de casa y te encuentres con que se te ha muerto el reloj. Y con esa gracia pierdes todos los datos que no hayas sincronizado previamente.

Y por último lo que menos me gusta de ella es que el reloj solo se enciende en el display digital si 1- levantas la muñeca hacia tí, 2- le das dos golpecitos con el dedo (diversión asegurada para los niños), o 3- le das al diminuto botoncito lateral. Resultado: no puedo ver bien la hora cuando voy montando en bicicleta salvo en los semáforos, porque si no es peligroso. Con mucho sol pasa como con la pantalla del móvil, que no se ve un pimiento. Como veis estoy feliz con ella.

Para finalizar, unas apreciaciones sobre la báscula Fitbit Aria. Desde el principio me cayó mal, porque en mi báscula analógica había adelgazado casi tres kilos, y esta maldita me los volvió a poner. Pero además, es que es un timo. Youtube está lleno de videos que denuncian su mal funcionamiento. Se supone que te pesa y te da tu porcentaje de grasa corporal. Pues bien, a mi marido siempre se lo dice, pero a mí me dice el peso y después me dice BF? (es decir body fat interrogación, y yo pienso para mis adentros WTF?). Eso es, yo no tengo grasa corporal para esta báscula, estoy lista para ir a una competición de alterofilia o algo. Una vez, una sola vez, me dijo que tenía un 10,8% de grasa corporal. Me quedé patidifusa y lo busqué en google: parece ser que lo saludable en una mujer de mi edad es de entre un 20 y un 30%, y sinceramente, yo delgada no estoy. Así que encima de dio un valor incorrecto.

Recapitulando ¿creo que fueron una buena compra? no, gastamos quizá demasiado dinero en objetos que no realizan la función prometida, o que son incómodos de usar. El dinero (en total 400 euros, que se dice pronto) habría estado mejor invertido en irnos de fin de semana, comer fuera o ahorradito en el banco. ¿Los volvería a comprar? pues no, para tener un cuentapasos, que es la función que más me gusta, me pillo uno mucho más básico, y que no sea de pulsera, y a correr. ¿Creo que son útiles para el ciclista urbano? Pues no, porque con otras aplicaciones tipo Strada, Endomondo y similares (por ejemplo la que incluye el Iphone) creo que quedan cubiertas todas o varias de sus funciones, y más, por ejemplo la posibilidad de ver tus rutas sobre plano.

Y hasta aquí mi demoledora opinión sobre la pulsera Fitbit, y de rebote sobre la báscula. Quizá haya gente que no esté de acuerdo conmigo, y a ellos les funcione genial y les cuadren todas sus posibles aplicaciones. Siento haber sido tan sincera, pero pasado el enamoramiento inicial que hace que no veas todos los defectos, el uso cotidiano a lo largo de muchos meses han dejado al descubierto la cruda realidad: un cacharro más, innecesario y que no funciona como debe. Recordaré esta compra como ejemplo de lo que el consumismo desaforado me influye en mi vida diaria, para ocasiones en las que necesite pensarme las cosas y contenerme un poco.

¿Vosotros usáis algún aparato de estos? ¿Aplicaciones? ¿Estáis contentos?
Gracias por leerme, y hasta pronto!!

4 comentarios:

  1. A mi en principio me ayudó a animarme a caminar mas (iba a casi todos lados caminando en lugar de en bus cuando no iba en bici), tuve un Fitbit, después un Withings.
    El Fitbit tenía un fallo y no cargaba la batería, había que resetearlo cada vez a cero, es decir a niveles de fábrica y con ello se perdía toda la información lograda. Lo único bueno que tenía es que no era de pulsera, era ese que va puesto al cinturón.
    Una temporada después compramos el Withing (Marido y yo tuvimos los dos el Fitbit también). Y el problema con este es que no fuimos capaces de sincronizar el chisme, con ninguno de los smarphones, con ninguna de nuestras tablets, con ninguno de los ordenadores, el chisme no se reconocía con el resto de los cacharros a través del bluetooth para sincronizar datos. La gracia era que en la app se hacían medias, estadísticas etc que en el chisme en si no se veían... pero no fuimos capaces y desde entonces hemos desistido con este tipo de cacharros.
    He cambiado mi teléfono BQ por un Sony, que con el Sony debería tener menos problemas de sincronización y demás y hace poco pensé en volver a adquirir un cacharro de estos, uno actual. Pero leyendo tu post de verdad que se me quitan las ganas de volver a gastarme un dineral en un chisme que no va a funcionar bien.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Da gusto leer blogs que no están financiados con publicidad. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Hace mes y medio que tengo una bitfit charge de la talla pequeña, mido 1,7m y peso 65 kg y me sobra pulsera como para engordar 10 o 20kg, me sorprende que a alguien le parezca que da poca talla. Duermo con ella y no me molesta, es cierto que en cuanto te mueves elimina ese tiempo del sueño pero si leéis algún artículo sobre el sueño podréis ver que si te mueves no estas durmiendo profundamente. Con lo que estoy de acuerdo es que te registra escaleras de forma poco precisa. Tengo un sony de hace 3 años y la aplicación no me ha dado problemas. Y con sincronizarla una vez al día es suficiente como para no quedarme sin batería. No es exacta pero en mi opinión sirve para hacerte una idea de lo que te mueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola gracias por tu comentario. Sí que sirve para hacerte una idea, en efecto, pero para los que busquen gran afinación al registrar su desempeño en bicicleta no será satisfactoria a no ser que estés continuamente abriendo la aplicación en el móvil e indicando que se prepare para registrar un ejercicio específico. Eso es lo que no me gusta. A mí de hora y media en bici que hago al día quizá me detecta 20 minutos, cuando estoy haciendo más aeróbico. Espero que estas opiniones os sean de utilidad. Saludos!

      Eliminar