jueves, 5 de noviembre de 2015

Mi maquillaje diario para ir en bici al trabajo

Hola ciclistas! Hacía un montón que no escribía un post sobre belleza... después de tantas semanas serias y sesudas... :-) Así que este estará dedicado al maquillaje. Y es que muchas personas, mayoritariamente femeninas, no querrán desplazarse cotidianamente en bicicleta porque piensan que no podrán arreglarse para ir a trabajar. En Internet hay muchas fotos de ciclistas divinas con falda, labios pintados de rojo pasión, tacones y hasta tocados de plumas, pero sinceramente, en tu fuero interno sospechas que todas son modelos preparadas para la foto. ¡Pero no todas! Te aseguro que muchas mujeres y hombres se arreglan por la mañana, luego cogen su bici, y llegan estupendos a trabajar. Algunos porque trabajan cerca, otros porque su ciudad es muy plana, otros porque usan una bici eléctrica, otros porque están muy cachas. Este post está dirigido a tí, que tienes claro que se puede ir en bicicleta, pero te frena una preocupación inconfesable: ¿Podré maquillarme?

Poquito pero matón :-)

Pues sí, podrás. Igual tienes que cambiar algún detalle de tu rutina, o empezar a usar algún producto nuevo, pero podrás salir de casa perfectamente maquillada (o maquillado, vaya). Te lo dice alguien que se maquilla a diario desde los 14 años. Que si no me maquillo la que veo en el espejo no soy yo. Cuando empecé a montar en bicicleta para ir a trabajar ni se me pasó por la cabeza cambiar ese detalle de mi aspecto, ni lo necesité. Así que si yo puedo, y todas las chicas que veo maquilladas en sus bicis por mi ciudad, Madrid, pueden, ¿porqué no vas a poder tú? ¡Busca otra excusa mejor para no coger la bicicleta!

Punto uno, el maquillaje de base. No todo el mundo usa maquillaje crema, mucha gente usa polvo. Sea cual sea, asegúrate de que resiste bien la transpiración de tu piel, y de que su acabado final no es demasiado cremoso o húmedo. No es que te vayan a caer gotas de sudor por la frente, pero igual te suda un poquito la cara en algún momento (en mi caso, el labio superior y la zona donde se me apoyan las gafas...). Nada que no puedas arreglar con unos papelitos antibrillos al llegar a tu destino. Lo importante es que el maquillaje permanezca y no sea comedogénico, es decir, que no tapone los poros. Y recuerda que no todo es maquillaje tradicional, puedes usar una BBcream, CCcream, una crema con color, un blur o perfeccionador óptico...

Punto dos, los colores. Por supuesto que puedes llevar colorete, sombra de ojos y barra de labios. Pero mejor apuesta por texturas en polvo, ya que un colorete en crema o barra podría jugarte una mala pasada (engrasarte el pelo en movimiento, correrse, bloquear poros...) y lo mismo podría ocurrir con una sombra de ojos en crema o un brillo de labios. Si te gustan los gloss, que no sean pegajosos, o aplícalos al llegar a tu destino. Los mejores pintalabios para ir en bici son los mates, o crema, que permanezcan en su sitio, o mucho mejor: los tintes para labios.

Punto tres, el negro. Es decir, entramos en la parcela del lápiz de ojos y el rimmel. Nunca he tenido problema con el lápiz de ojos normal y corriente. Si necesitas algo más permanente, usa un automático, una textura gel, o incluso un rotulador de ojos con punta de fieltro (cuidado, exigen gran control y precisión en su aplicación, practica antes de usarlos...). Respecto al rimmel o máscara de pestañas, yo en concreto no uso, pero en este caso sí te aconsejo que uses una fórmula waterproof. Te merece la pena.

En general, recuerda que existen fijadores de casi todo: primers para el párpado, que aumentan la fijación de la sombra de ojos, lápices que delinean el labio para que el pintalabios no se mueva de sus sitio, polvos fijadores de la base... un montón de cosas, hasta fijadores finales en spray. Si te soy sincera, yo no necesito ninguna de ellas, y no hay que volverse muy loco comprando estos productos, pero quizá tu estilo de maquillaje si lo necesite en alguna ocasión.

¿Quieres saber qué maquillaje uso yo? Pues un poco de todo, echad un vistazo a la foto: después de la crema, uso una bbcream con FPS (me gustan con efecto hidratado, no mate), y corrector para unas pronunciadas ojeras (que afortunadamente después quedan ocultas tras mis gafas) de herencia familiar. Uso colorete rosado y un poco de sombra de ojos gris azulada, siempre colores fríos, lo justo para corregir el efecto de mi subtono de piel amarillento. Después, me pinto raya negra superior en los ojos. A veces, también uso un poco de tinte o brillo para labios, normalmente con un toque rosa, fucsia o un rojo suave. No me gustan las barras de labios porque su efecto es demasiado llamativo y cubriente para mí. Y ya está. Pese a que mi maquillaje facial conlleva varios pasos, mucha gente piensa que no llevo nada o casi nada, debe ser que mi aspecto es bastante uniforme día tras día (casi nunca cambio de estilo), y que el resultado queda discreto. En la bici aguanta todo estupendamente, incluso cuando me ha llovido a cántaros y me corría el agua, literalmente, por la cara. Increíble. Muchos días al llegar a casa por la tarde, después de una ida y una vuelta en bici, me he ido a hacer otras cosas con un simple retoque de polvos o pintándome los labios.

No renuncies a maquillarte por ir en bicicleta si así te sientes mejor, y no renuncies a ir en bicicleta por la excusa de que no podrás ir arreglada a trabajar. Haz la prueba y ya verás como se puede.
Saludos y hasta la próxima!

2 comentarios:

  1. Yo no suelo maquillarme mucho, pero cuando lo hago utilizo maquillaje caro, en lo básico tengo todo del laboratorio Clinique y de la línea de maquillajes MAC. Son bastante caros pero se fijan super bien en la piel, no pican, no me han salido nunca granitos por usarlo, transpiran la piel.
    BBcream todavía no he dado con una que me vaya bien.
    Mi consejo: aun que sea básico, es preferible gastarse un poquito mas de dinero, vale la pena.

    Lo que todavía no he probado es a maquillarme desde que uso gafas (y las uso desde hace mas de un año). También porque por tema de trabajo me resulta mas cómodo, trabajo en un restaurante y a veces me toca echar una mano en la cocina y es un engorro. Me gusta lavarme la cara después del trabajo, en verano hasta me pego una ducha rápida antes de ponerme de camino a casa, si tuviera que maquillarme sería un poco rollo.
    Si trabajase en otro ámbito está claro que me maquillaría y no me importaría hacerlo los días que voy en bici.

    Besitos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verena por tu comentario! Cada uno tenemos nuestros condicionantes cotidianos, eso está claro. Tu consejo sobre marcas es muy acertado, especialmente para las bases y para todo lo que nos pongamos en los ojos. También, respetar las fechas de caducidad y no tener demasiadas cosas perecederas abiertas o apenas las usaremos. Un saludo!! :-)

      Eliminar